martes, junio 9

¿Solidarity?

Sin que sirva de precedente me dispongo a hablar en este blog de política, de forma más o menos directa. Y no sólo eso, sino que el tono del post será más bien nazi - absténganse progres irredentos y hantifas guerreros del asfalto. ACHTUNG!

Al turrón: últimamente los lugares públicos de manifestación de mi ciudad, por no hablar de la propia universidad, han sido tomados al asalto por diversas ONG, que tratan de hacernos ver lo mal que lo pasa la gente por ahí. Y tratan de hacernos ver que por una "módica" cantidad de $ al mes, podemos poner nuestro granito de arena para cambiar la situación. OK, analicemos fríamente esto:

- Se supone que el deber de los occidentales es ayudar a los desamparados del mundo. Vale, hasta ahí lo podría admitir. Pero ¿quién ayuda a los occidentales cuando lo pasan mal? Los países pobres desde luego que no, porque todo el dinero que uno destine a supuestas causas benéficas es dinero perdido, dinero que absorben entre los propios listillos solidarios y lo que pueda llegar a los destinatarios finales. Y cuando un occidental se queda en paro, ni ONG, ni saharauis ni leches: está solo ante el peligro, y cada vez podemos encontrar más casos de estos. "Nadie da todo por nada"

- Eso por no hablar de las "solidarias" motivaciones de los propios miembros de las ONG, entre los que abundan neojipis bohemios que se sacan un buen sueldo por engañar a los incautos.

- Esta es mi teoría: los países que tengan gobiernos de mierda están condenados a ser países de mierda, sin que en ello pueda intervenir ninguna fuerza externa.

EJEMPLO: la Segunda Guerra Mundial, dejó la friolera de 52 millones de muertos, 52 JODIDOS MILLONES de muertos, algunos países destrozados y/o ocupados como Francia, Japón, Checoslovaquia, Inglaterra o la propia Alemania.

Hoy en día, Alemania, Francia o Inglaterra están en el G8. Por su parte, Japón protagonizó el caso más dramático de adaptación al panorama de posguerra, pasando de tener un país en ruinas a ser una de las más grandes potencias del mundo, líderes en tecnología e investigación (no sólo tecnológica). Mientras tanto, países que no sufrieron la guerra, como Brasil, siguen siendo un putiferio. ¿Nadie saca conclusiones?

En vista de esto, ¿por qué no dejamos las "causas benéficas" para conciertos de gente forrada, buscad vosotros mismos los ejemplos, y así de paso sanean sus conciencias de nuevos ricos? Lo único que necesita un trabajador para sentirse a gusto con su conciencia, es un trabajo, con el que sabe que está haciendo algo por la sociedad, y que ese trabajo se le valore y se le recompense en consecuencia. Si todo el mundo funcionase así, desde luego no harían falta chupasangres y enrollados, que dicen hacer grandes labores sociales por muy poco.

2 comentarios:

Milhaud dijo...

Duro texto el que escribes... y bueno. Los países que nombras fueron ayudados por el plan Marshall tras la segunda guerra mundial, un plan que no tiene parangón histórico, y del que no se han podido beneficiar países literalmente destrozados por la guerra como han podido ser más tarde Vietnam o Korea.

Del mismo modo, todos los países que mencionas se han enriquecido durante siglos gracias a las riquezas naturales de Sudamérica, África y Asia, y todo eso nunca ha sido devuelto.

En definitiva, que no se puede simplificar tanto, y tampoco generalizar.

Amigo dijo...

Korea y Vietnam no han podido echar mano del plan Marshall porque sus guerras llegaron después, y, ¿a qué no sabes quién las motivó? ¿No será casualmente esa gente que ahora lanza misiles por encima de Japón y que ocupa aún el Tíbet? No, seguro que fueron los malvadísimos americanos.

Con todo, Korea del Sur es hoy un país relativamente próspero y civilizado, mientras que Korea del Norte o Vietnam (donde hubo una revolución commie de esas)... en fin.

Pero lo más panfletario es eso del expolio de los países pobres. Lo de la Revolución Industrial no tiene nada que ver para el estatus actual de Occidente, claro. Y es que en África se conocía la máquina de vapor desde tiempos inmemoriales, pero como no tenían recursos ya que estaban siendo robados por el perverso hombre blanco, no pudieron subirse al carro de la modernidad por NUESTRA culpa. ¡0,7% ya!

Y lo triste es que la mayoría de la gente piensa así.